domingo, julio 04, 2010

Green Point: la vida sigue igual

Estoy cansado de perder. Otra vez paso lo mismo. Otra vez la ilusion. Otra vez fuimos los mejores del mundo y no pudimos demostrarlo. Otra vez como en todo. Otra vez podiamos ser felices, como con Alfonsin, como cada tanto. De nuevo creimos tener la posibilidad de que funcione. Pero llega un momento en el que uno se cansa de desilusionarse. Y empieza a dejar de creer.
Ser argentino. Lo que nos hace diferentes nos hace infelices. Esa creatividad maravillosa, ese orgullo, esa habilidad. Eso es ser argentino. Creatividad que a veces nos hace distintos e insuperables y otras veces hace que nos consideremos por encima de las leyes.
Ese orgullo que nos haces seguir hasta cuando parece que no se puede mas y que tambien nos hace agarrarnos a trompadas cuando perdemos.
Esa habilidad que nos hace definir partidos, ganar premios nobel o ser artistas de excelencia, pero tambien que nos obliga a ser egoistas y egocentricos. Podemos ser geniales. Podemos ser el genio en un equipo de extranjeros. No podemos formar un equipo de argentinos. Todos somos tecnicos, todos somos lideres, todos somos distintos, todos somos heroes. Los alemanes son un pueblo predecible y aburrido, pero eficiente. Con dos o tres extranjeros nacionalizados le pusieron sabor a su futbol y nuevamente nos mandaron a casa.
Nosotros somos la sal que le da sabor al juego. Somos la magia. Pero falta todo el resto.
Otra vez, me cuesta ser lo que soy. Me cuesta ser argentino. Sentir que nunca recibimos lo que merecemos. Que realmente somos los mejores, pero que nunca se nos reconoce. Que estamos donde estamos por culpa del FMI, de Peron, de los militares o de Moyano. A final, como siempre, nos ganan los alemanes. Y yo estoy cansado de ilusionarme para perder otra vez.
Mejorariamos si aprendieramos a respetarnos, a trabajar en equipo, a ser humildes? O solamente seriamos la misma banda, pero ya sin brillo? A veces me lo pregunto.
Cuando le conte esto, alguien me dijo: Dinamarca nunca gano nada. Tal vez esa sea la respuesta. No podemos dejar de ser lo que somos. Solo que tal vez no seamos tan buenos como creemos ser.

1 comentario:

Marcela dijo...

Se me ocurre que de acá a cuatro años tenemos tiempo de nacionalizarnos brasileros, aprendar a bailar samba aceptablemente y hablar bien el portugués, asi en 2014 tenemos el mundial en nuestro país, y como la mayoría de las veces la copa la gana el anfitrión seguramente podremos festejar a lo grande -sambando, claro, porque ya vamos a saber- y si no ganamos, bueno, siempre nos va a quedar el carnaval... qué decis?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Creative Commons License
El Mundo Segun Coco by Tío Coco is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.
Based on a work at elmundoseguncoco.blogspot.com.